domingo, 13 de marzo de 2011

Mascarillas de Arcillas

Mascarilla de arcilla amarilla y hamamelis con lavanda

La arcilla amarilla tiene la propiedad de absorber las impurezas más finas, deja la piel especialmente suave, y cierra los poros. Aplicada como una mascarilla sobre el rostro, limpia profundamente las pieles grasas.
Debe su color a su alta concentración en iones y óxidos férricos, principalmente en hierro Siderita. Es una arcilla suave, que limpia la piel absorbiendo sus impurezas. Se aconseja para las pieles frágiles de normales a grasas que necesitan tonificarse
El agua de hamamelis tiene propiedades astringentes, por lo que ayuda a cerrar los poros de las pieles grasas.
El aceite esencial de lavanda es estupendo para las pieles grasas y con tendencia al acné.

Mascarilla de arcilla verde y limón con árbol de té


 
  Esta mascarilla es de lo más fresquita y muy fácil de hacer, lleva arcilla verde, zumo de limón recién expimido y unas gotas de aceite esencial de árbol de té.
 Sirve para mantener bajo control al acné, favorece a las pieles grasas y mixtas y también aclara las manchas.
 Se elabora de forma muy sencilla, se exprime medio limón, se cuela el jugo y se mezcla con una cucharadita de arcilla verde y 5 gotas de aceite esencial de árbol de té. Nos sale una pasta de consistencia espumosa, podemos aplicarla sobre el rostro bien limpio con un pincel grueso, poniendo una capa más espesa sobre las espinillas y más ligera alrededor de los labios y los ojos. Dejamos secar 20 minutos y aclaramos con abundante agua tibia. Si se quiere se puede rociar después la cara con un poco de agua de avena o de rosas.
 La arcilla verde se utiliza por sus innumerables propiedades medicinales. Su composición ayuda a la estimulación de la circulación y a una profunda limpieza, por su sorprendente absorción de la grasa e impurezas que expulsan los poros de la piel. La mejor es la bentonita que también puede ser de color pardo o gris, que es muy rica en magnesio, además contiene silicio, potasio y oxido de hierro, aluminio, manganeso, magnesio y titanio. Es desintoxicante, remineralizante y absorbente. Se utiliza para drenar y remineralizar. La Illita, una variedad de arcilla verde muy cálcica y pobre en magnesio debido a su gran poder de adherencia en la piel es utilizada para la absorción de residuos e impurezas. En forma de cataplasma sirve en el tratamiento de traumatismo y contusiones. Hace disminuir la hinchazón de esguinces y luxaciones.
 
 El zumo de limón contribuye a la eliminación de la grasa por su poder astringente y el ácido cítrico actúa como exfoliante natural y contribuye a blanquear y aclarar la piel.
 
 El aceite esencial de árbol de té, le aporta a esta mascarilla sus cualidades antisépticas y bactericidas. También ayuda a reducir la inflamación. de la piel. Se puede aplicar directamente con la yema de un dedo sobre el grano y ayuda a desinflamar, desinfectar y frenar el engrosamiento.

7 comentarios:

  1. Tiene que ser una mascarilla muy buena para las pieles grasas y con acné.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Bueno es saber, buena mascarilla.

    ResponderEliminar
  3. Esta masacarilla se ve estupenda y tan natural para las pieles grasas!

    ResponderEliminar
  4. Esta mascarilla me viene de lujo. Gracias por la información. Besos

    ResponderEliminar
  5. Gracias por visitarme,ahora también sigo tu blog.

    Esta mascarilla es perfecta y muy buena las informaciones de la arcilla verde.
    Besos desde Brasil.
    Sonia.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todas, me alegro de que os guste, yo la estoy probando y me va muy bien. Un saludo.

    ResponderEliminar